CONÉCTATE CON NOSOTROS
Somos medio Oficial de Noticias

Automovilismo

En tierra de nadie

Podrás tener una de las mejores máquinas, pero eso no te garantiza conseguir el mejor resultado. Si bien la Fórmula 1 es una lucha constante contra el tiempo, no se sustenta únicamente en la rapidez de un monoplaza o en la habilidad de un piloto; para alcanzar el éxito es necesario que cada uno de los engranajes cumpla su misión y funcionen al unísono. Es por tanto, y ante todo, un trabajo de equipo.

Red Bull se retira del Gran Premio de Barcelona pensando en que quizá, otra vez, pudieron tomar la cima, pero que les ha faltado un centavo para alcanzar el peso. Y es que la estrategia falló, el equipo no supo darle lectura al desarrollo de la carrera y al final la escudería alemana descifró mejor el comportamiento de los autos para arrebatarle la victoria al neerlandés Verstappen en la recta final del Gran Premio… ¡Hoy no ganó Hamilton, triunfó Mercedes!

La estrategia de Mercedes llevó a Hamilton a la victoria. Foto: @F1.

Al límite

¡Checo fue quinto! Un buen resultado para el mexicano si consideramos que durante el fin de semana tuvo errores en la clasificación que le llevaron a un paupérrimo octavo puesto –donde incluso aquejó problemas físicos en su hombro izquierdo–. Además a su lugar de salida habría que agregarle la complejidad del trazado para rebasar, por lo que remontar tres posiciones fue una verdadera proeza.

De hecho, el tapatío fue el único del top 10 de pilotos en lograr subir tres posiciones, seguido por el francés Gasly que pasó del duodécimo lugar en clasificación al décimo al finalizar la carrera –los otros pilotos que lograron una mejora fueron la dupla de McLaren, ambos escalando una posición–. Salvo estas excepciones, los cuatro primeros lugares se mantuvieron sin cambios y Ocon, Sainz Jr y Alonso fueron quienes descendieron.

Checo perdió mucho tiempo y recursos en su batalla con Ricciardo. Foto: @SChecoPerez.

Lamentablemente para Sergio esta nueva remontada sabe a muy poco, no le alcanza para llenar las expectativas de este monstruo rojo que cada vez más le acosa y amenaza con devorarlo. Vuelta a vuelta la temperatura sube y comienza a quemarle, la presión está por alcanzar niveles con poco margen de maniobra y la percepción transformada en opiniones, que no debería pero que siempre pesa, ha comenzado su marcha fúnebre.

Checo pidió cinco carreras para completar su adaptación, esa es la frontera marcada para dar el paso al frente o hundirse en la estela de dudas que atrapó a sus antecesores –el francés Pierre Gasly y el tailandés-británico Alexander Albon–. Por el momento, después de cuatro carreras, su productividad en comparación con estos dos últimos es regular, siendo mejor que Gasly, quien había sumado 9 puntos, pero por debajo de Albon, quien ya cosechaba 36. Por lo que urge que explote.

Atrapado… ¿con salida?

Mónaco es la siguiente parada del Gran Circo, uno de los Grandes Premios más emblemáticos y difíciles del calendario, donde las características de los monoplazas pasan a un segundo plano. Sí, el circuito del principado prepondera las habilidades del piloto por sobre cualquier otra variante, al ser un circuito corto no deja margen para respirar, por lo que exige la máxima concentración de los pilotos, un solo pestañeo es suficiente para despedirte de la competencia.

¿Cómo tener éxito en esta pista? Al ser un circuito urbano lleno de curvas, donde no hay rectas, la posibilidad de rebasar es mínima en extremo, por lo que tener una buena calificación es fundamental para aspirar al podio, también es importante tener un control absoluto del monoplaza, tener una buena gestión de los frenos –que suelen tener un desgaste mayúsculo por su constante uso–, además de optimizar la velocidad pegando el auto lo más posible a los muros, entre los más importantes.

Checo y una maniobra muy recordada en Mónaco. Crédito: Tuitealo.

Checo no ha podido consolidar un fin de semana completo, ha estado en un sube y baja constante. Por lo que para esta próxima cita necesitará igualar o superar el desempeño que tuvo en la clasificación de Imola –donde fue segundo–, si no lo logra quedará atrapado nuevamente y no podrá tomar el ritmo que le acerque a la zona alta –recordando que ya fue víctima de Norris y recientemente de Ricciardo, quienes lo taponearon durante gran parte de los dos últimos GP–.

Mónaco es una ruleta para Sergio; en 2011 el mexicano sufrió un aparatoso accidente que lo mandó al hospital, luego en 2019 el GP rozó la tragedia cuando dos comisarios se encontraban en pista justo cuando el monoplaza de Pérez pasaba, de no haber maniobrado de la forma en que lo hizo, posiblemente alguno hubiese sido atropellado. En contraparte, en 2016 el tapatío se subió al podio, obteniendo un meritorio tercer lugar, además de ser en ese trazado donde ha marcado dos de sus cuatro vueltas rápidas de toda su carrera –conseguidas en los Grandes Premios de 2012 y 2017–… Checo tiene su historia.

Los tiempos de Checo son perfectos

Es indudable que de todos los pilotos que cambiaron de escudería para esta temporada, Sergio es quien posee la máxima presión. Más en un año donde las distancias entre los equipos se han reducido. Red Bull necesita del mexicano y Pérez de los austríacos. Después de muchos años de hegemonía de las flechas plateadas, hoy es cuando realmente existe una oportunidad de cortar esa tendencia. Y Checo es el engranaje que faltaba para hacerlo realidad.

Si bien el verdadero contendiente de Red Bull es Verstappen, está claro que no le alcanza para desafiar al campeón en un uno a uno, necesita del respaldo del mexicano para llevar a Hamilton a situaciones de estrés, donde pueda fallar. En 2016, Nico Rosberg probó que colocando presión sobre el británico se le puede ganar, el alemán le demostró al mundo el camino para vencer a este titán de siete cabezas. Si bien, Lewis aprendió de aquella experiencia, lo cierto es que no es imbatible, prueba de ello fue aquel reciente despiste (en Imola) que lo relegó a la segunda posición.

Rosberg destronó a Hamilton en 2016. Foto: Diaro Motor.

Checo sigue en su curva de aprendizaje, exprimiendo todo el tiempo que tiene, apoyándose en el trabajo de Verstappen, sabe que debe llevar su monoplaza al límite para cumplir con las expectativas y ser competitivo. Además está consiente que todo este proceso lo debe realizar a marchas forzadas para despresurizar cualquier elemento interno o externo que afecte su confianza.

Por el momento, está firmando el mejor arranque de temporada de toda su historia –lo que le ha valido ser nombrado dos veces como el piloto del día– y si bien ese rendimiento lo mantiene peleando en lugares que todavía no preocupan a Mercedes, confiamos que su arresto y personalidad lo sacarán de esa tierra estéril, de esa tierra de nadie, y cumplirá su misión en Red Bull… ¡Los Checo Lovers estamos seguros!

Visita a nuestro patrocinador. Conoce sus historias que han ayudado a nuevos talentos del futbol en México!
Anuncio de Patrocinadores
Vísita a nuestro patrocinador

Eventos Próximos!

No te lo puedes perder

Regálanos un like!

Anuncio de Patrocinadores

Más de Automovilismo

  • El sueño

    ¡Existen sueños que sí se cumplen!… Todos tenemos una meta, una aspiración, algo que...

  • La fiesta del toro

    100 mil almas reunidas, 100 mil corazones latiendo al unísono, 100 mil voces conectadas...

  • El tigre y el dragón

    La energía se encuentra en todos lados, algunas veces concentrada en puntos específicos y...

  • Los redimidos

    El perfil de un piloto de Fórmula 1 es puntual, ningún atributo o característica...

Somos medio Oficial de Noticias